Cultura

El proceloso mar

El proceloso mar

El término proceloso en referencia al mar, que quiere decir tempestuoso o agitado, quedó en mi memoria tras una lectura de la Odisea.

La navegación es una aventura fascinante y temeraria. En la Eneida Virgilio nos narra cómo la tormenta y la calma que viene tras de ella están decididas por las diosas.

La rencorosa Juno suplica así a Eolo que desate una tormenta:

«¡Oh, Éolo, a quien el padre de los dioses y rey de los hombres concedió sosegar las olas y revolverlas con los vientos! Una raza enemiga mía navega por el mar Tirreno, llevando a Italia su Ilión y sus vencidos penates. Infunde vigor a los vientos y sumerge sus destrozadas naves, o dispérsala y esparce sus cuerpos por el mar. Tengo catorce hermosísimas ninfas, de las cuales te daré en estable himeneo y te destinaré para esposa a la más gallarda de todas, Deyopea, a fin de que, en recompensa de tales favores, more perpetuamente contigo y te haga padre de hermosa prole.»
[…]

«Mientras así exclamaba, la tempestad, rechinante con el vendaval, embiste la vela y levanta las olas hasta el firmamento. Pártense los remos, vuélvese con esto la proa y ofrece el costado al empuje de las olas; un escarpado monte de agua se desploma de pronto sobre el bajel. Unos quedan suspendidos en la cima de las olas, que, abriéndose, les descubren el fondo del mar, cuyas arenas arden en furioso remolino.»

(Marón, Publius Virgilio. La Eneida (p. 5 y 6 ). Edición de Kindle.)

El Pais Vasco, y en concreto Guipuzkoa, es una tierra de navegantes. Hablamos de otros mares, el proceloso mar Cantábrico, el océano Atlantico. Juan Sebastián Elcano en la expedición de Magallanes navegó casi todos los mares, llegando a puerto de Sevilla solo la nave Victoria.

«[…] y mas sabra su Alta majestad lo que en mas avemos de estimar y temer es que hemos descubierto e redondeado toda la redondeza del mundo, yendo por el occidente e viniendo por el oriente» Carta de Juan Sebastián Elcano a Carlos I

La economía del Pais Vasco tiene en la pesca uno de sus principales sectores. Según señala J.I. Paul Arzak en sus «Historia del Pais Vasco», (Ed. Luis Haramburo, San Sebastián), conservamos desde el Mesolítico las primera naves. En el siglo XV vemos la gran importancia económica de la marina vasca, con la exportación de la lana y del hierro de las ferrerías. Los barcos de Guipuzkoa pescaban salmón y arenque en las aguas inglesas, y la ballena en el litoral cantábrico. Con el descubrimiento de América comenzó la pesca en Terranova. Se incrementa el consumo del pescado propiciado por las abstinencia religiosa, como el consumo del bacalao que se conservaba en salazón. El hierro obtenido en Vizcaya y Guipuzkoa se utilizaba para la construcción de navíos.

En el Pais Vasco Francés a partir de la invasión Normanda Bayona se convierte en un centro mercantil, y un lugar esencial en la construcción «de la tradición naútica vasca». Lo que mencionamos para de nuevo dirigiros al cancionero vasco, donde se recoge esta sencilla y hermosa canción: «Itsasoa Laño dago»

 

https://www.eusko-ikaskuntza.eus/es/fondo-documental/cancionero-vasco/ab-2055/

 

Comparte esta entrada

Share This