Economia

EL IPC Y LA INFLACIÓN

EL IPC Y LA INFLACIÓN

El índice de precios al consumo es elaborado por el Instituto Nacional de Estadística. Con la recogida de datos en los consumos familiares mensuales de una cesta de artículos seleccionados en unos municipios mide la evolución de los precios que generalmente son al alza (inflación), pero también pueden ser a la baja (deflación). Utiliza el método matemático de Laspeyres encadenado. Multiplica los nuevos precios por las nuevas cantidades consumidas y las divide entre los viejos precios por las viejas cantidades consumidas.

La inflación es un problema si tus rentas no suben con la misma proporción que el incremento de los gastos que tienes, sobre todo en bienes y servicios básicos como la alimentación y los suministros energéticos, perdiendo poder adquisitivo ya que queda menos renta para el resto de los servicios.

El nivel de inflación deseable está marcado en el 2% por las diferencias entre los diferentes territorios y sectores, ya que la evolución no es igual en cada artículo ni en cada lugar, con el objetivo de que no haya deflación que es igual de perjudicial, ya que retrasa el consumo y la inversión, esperando que bajen los precios en el futuro y por tanto la actividad económica.

La determinación de los precios en el mercado es el equilibrio entra la cantidad de un bien y su demanda, es decir, a mayor cantidad de un bien con la misma demanda el precio baja, a menor cantidad con la misma demanda sube. La cantidad de un bien lo determina la oferta y por esto crisis como las guerras dan lugar a aumentos de precios por bajar la producción de bienes y subir la destrucción. La demanda también determina el precio para una misma cantidad producida una mayor demanda agregada, por ejemplo, cada vez que hay más población, aumenta los precios.

Es normal que haya inflación, aunque las políticas monetarias intentan que no sea muy alta para no lastrar el poder adquisitivo de la mayoría de nosotros, subiendo los tipos de interés para frenar la petición de préstamos para invertir en activos que se suponen van a subir de precio más que el dinero que va perdiendo valor.

Para finalizar, un dato, en los últimos diez años el IPC ha subido un 21,5%. Es decir que si tuvieras un euro en un cajón desde hace diez años, ahora podrías comprar un 80% de lo de hace diez años.

 

Comparte esta entrada

Share This